Archivos por Etiqueta: la oruga muy hambrienta

¡Mariposas a volar! Un cumple temático delicado, bello y con vuelo.

13 oct butterfly-release-girl

 

Comparto esta planificación que preparamos para la mamá de Eluney, que celebrará sus 4 años jugando a la temática de las Mariposas. Su mamá nos contaba que a ella es simpática, alegre e incansable. Le gustan mucho las actividades musicales y artísticas así como también jugar en grupo. Al cumple asistirán unos 40 niños. Basándome en esta información organizamos la siguiente fiesta temática:

¡Hola María Teresa! Te propongo que recibas a los chicos en una ronda y les cuentes haciéndote la sorprendida que Eluney quería un cumpleaños de mariposas pero que no sabés que pasó que apareció para recibirlos ¡una oruga que quiere enseñarles una canción! Hacé aparecer entonces un títere de una oruga hecho con una media con dos ojitos y antenitas y muchas patitas en los laterales. También podés hacer un muñeco orgua com este:

Que la oruga les enseñe entonces la canción de “El ciempiés es un bicho muy raro, parece que fueran cien bichos atados, yo lo miro y pienso en un tren, le cuento las patas y llego hasta cien”. Dejá que el títere hable con los chicos, que les enseñe la canción y los haga formar un tren para caminar en ronda mientras la cantan tomándose de una misma soga o de los hombros del de adelante. Lo pueden hacer lento como si estuvieran cansados, a los saltitos siguiendo el ritmo y ¡hasta sentándose en las rodillas del de atrás! (esto es bien difícil de lograr y la gracia es que se caen al suelo pero hay que hacerlo con cuidado). Haciéndote todavía la sorprendida, decile a la orgua que la canción es muy divertida pero que vos lo que querías era un cumpleaños de mariposas.

“Todo a su tiempo”, te contestará la orgua. Primero quería contarles un cuento.

Entonces contales el cuento “La oruga muy hambrienta” de Eric Carle.

Si no lo conseguís, podés contarles la historia usando el mismo títere. Dice más o menos así:

Un día a la luz de la luna dejaron un pequeño huevito apoyado en una hoja. El sol de la mañana lo calentó y ¡pop! de él nació una orgua chiquitita. Lo primero que dijo fue “¡qué hambre tengo!”. Así que se comió una manzana, dos peras y tres ciruelas. Pero como seguía con hambre se comió cuatro frutillas y cinco duraznos. “¡Qué hambre tengo!” dijo la oruga, y se comió un pedazo de torta, un helado, un pepino, un queso,  salame.  “¡Qué hambre tengo!” dijo la oruga, y se comió un chupetín, una tarta, una salchicha y una madalena con una sandía. A toda la comida le fue dejando un agujerito y a la orgua un gran dolor de barriga.

Entonces comió una hoja verde que la hizo sentir mejor y se quedó dormida, envuelta en su propia frazada de seda, que se llama crisálida. Y soñó que aunque había comido tanto y tenía la panza tan llena, se hacía más y más liviana. Soñó que le crecían alas y que podía volar. Soñó durante tanto tiempo y con tanta fuerza que un hermoso día de sol, se desperezó dentro de su nido de seda, le hizo un pequeño agujerito, empujó para salir y descubrió que se había convertido en una hermosa mariposa.

Lo divertido de esta historia son las ilustraciones. Por eso, si no tenés el libro podés ir haciendo los dibujos de la comida con el agujerito para que los chicos vayan descubriendo por dónde pasó la oruga. Podés contarles entonces que todas las mariposas nacen de una orgua, que se envuelve en su crisálida y después de unas 2 semanas se transforma en mariposa.

Proponeles entonces que entre todos le den de comer al títere oruga para que pueda irse a dormir y que llegue la mariposa. Escondé por distintos lugares dibujos de las frutas y distintos alimentos (o hechos en bolitas de papel pintado de colores) para que los chicos tengan que encontrar y traerlos para dárselos al títere orgua. Este juego de buscar y traer es siempre muy divertido y adecuado para la edad porque es un juego grupal donde no hay reglas. Es importante que haya mucha cantidad de “comida” para que todos puedan encontrar y aportar. Envolvé entonces a la orgua en un tul blanco y deciles que ¡ahora se fue a dormir y por fin ustedes pueden ir a comer algo!

Mientras les servís una merienda, que alguien te ayude a reemplazar el títere de oruga por uno de mariposa. Cuando vuelvan a ver cómo está, Eluney la puede desenvolver y encontrarán que ¡ya es una mariposa!

Mariposas hechas con limpiapipa y papel de seda. ¡Super fáciles y lindas!

La mariposa puede traer un mensajito que diga:

La mariposa volotea,
revolotea,
y desaparece.

(es un fragmento de una poesía de Neruda)

Jugá a hacer desaparecer la mariposa como unas escondidas y los chicos tienen que descubrir dónde está. Podés decirles “frio, tibio, caliente” o darles pistas para ayudarlos. Dejá que también la puedan esconder ellos algunas veces. (Todos cierran los ojos y uno la esconde). Es seguro que algunos van a hacer “trampa” espiando un poquito. No le des mayor importancia y ayudalos a que a ellos tampoco les importe. La gracia del juego es esconder y encontrar (incluso con un poco de espionaje!).

Ofreceles a todos maripositas recortadas en papel de seda o un papel liviano (solo la silueta) para que puedan jugar a hacerlas volar soplándolas o lanzandos con la mano mientras bailan con algunas de las canciones que a Eluney le gustan tanto. Sería bueno que tengas de repuesto por si se rompe alguna mariposita.

Y para que todos puedan llevarse una hermosa mariposa a casa enseñales cómo hacerlas. Cada uno tendrá un círculo de papel para pintar y colorear, pegarles ojalillos pintados de colores y hacer diseños con crayones.

A medida que terminan lo vas plegando al centro como un abanico.

Podés hacerlo con limpiapipas como en este ejemplo.

O simplemente lo atás con una tela como pañolenci para que se sostenga y finalmente le agregás unas lindas antenitas hechas con limpiapipa de colores

De este  modo, en el cumpleaños habrán realizado muchas de las actividades que le gustan: cantar, bailar, correr, pintar y jugar en grupo.

Si querés podés preparales juegos de descubrir sombras de mariposas y que aprendan a hacer las suyas propias uniendo las manitos y proyectando la sombra en la pared.

¡Y también pueden jugar a disfrazarse de mariposas!

Para la torta y las invitaciones te recomiendo que mires esta hermosa idea que nos mandó una mamá super creativa.

Por último, quería comentarte que las mariposas tienen un significado espiritual muy hermoso que hace alusión a la autotransformación. Es muy lindo cuando los chicos pueden entrar en contacto con la maravilla de la naturaleza y descubrir su mágica perfección. Creo que esta temática de mariposas es una excelente oportunidad para que Eluney descubra con entusiasmo y amor a uno de los habitantes más sutiles y bellos de nuestro planeta: ¡las mariposas!

Espero que el cumple sea un verdadero éxito, con cariño,

Fernanda

Pedí3Deseos. Te los cumplimos.

Mariposas de seda y limpiapipas – fotos de Handmade puppets.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 803 seguidores

%d personas les gusta esto: